FINAL FANTASY VII REMAKE | ANÁLISIS - ES DURO SER UN HÉROE


Son muy pocos los videojuegos que logran impresionarnos y gustarnos tanto que son imperecederos. Entre ellos destaca Final Fantasy VII, una entrega tan destacable que con tan solo saber hace unos años del desarrollo de su remake para PS4, ya se nos puso la piel de gallina de la emoción.

PREMISA DE FFVII
El juego toma lugar en Midgar, una de las ciudades más importantes del planeta en donde suceden los acontecimientos de la trama. Esta es una urbe con grandes avances tecnológicos en las que se mezclan la buena vida como gente de la superficie, con la miseria que viven aquellos debajo de las plataformas, en práctica las barriadas.

La ciudad esta gobernada por Shinra, una compañía de electricidad que a través de sus reactores exprime la energía del planeta conocida como Mako para proveer de electricidad a Midgar y para sus propios intereses egoístas.
Frente a Shinra un grupo conocido como Avalancha busca acabar con sus actividades y sacar a la luz la verdadera naturaleza de esta compañía energética, que esta acabando con la energía del planeta, extrayéndola y acabando con sus recursos.
Barret, Tifa y compañía buscan salvar el planeta y por ello su misión principal es destruir los reactores de Mako para que Shinra no pueda seguir extrayéndolo de forma masiva.


Final Fantasy VII Remake es una GENIALIDAD, viene a ser lo mismo que el original pero con gráficos y escenarios mejorados que te harán quedarte embobado mirando los escenarios. El desarrollo de personajes es infinitamente mejor que el juego original, podemos apreciar muchísimo más la buenísima persona y padrastro que es Barret, además de lo pesado que es. O como Cloud ha pasado tiempo encerrado en un laboratorio y por lo tanto tiene la edad mental de un adolescente, aunque tenga 20 años. Por no mencionar de la fuerte personalidad de Aeris y Tifa.

La música no solo son remixes que tiran de las nostalgias como pasa con Dissidia. Ahora los desarrolladores han hecho auténticas genialidades como tomar la canción del reactor y volverla una canción de batalla!

La jugabilidad pero es la diferencia que más nos ha gustado. Para empezar el sistema de combate es extremadamente divertido, hacía tiempo que no probábamos un sistema de combate tan bueno como el de FF VII Remake. De hecho, si la batalla es más difícil de lo que esperabas tienes la opción de parar, pensar, cambiar de personaje, observar al enemigo con calma y por si fuera poco hay el sistema de cámara lenta que es espectacular!.

Final Fantasy VII Remake es un juegazo por donde se lo vea, la actuación de los personajes, sus voces, los gestos, su trama, sus sentimientos, todo esto transmite más que nada. Te vas a enamorar de cada uno de ellos, te vas a sentir identificado con sus problemas, con sus alegrías, con las pequeñas historias que te van contando. Además la música ayuda muchísimo con temas muy emotivos, unos alegres y otros más de transición que se acoplan a lo que el juego exige en cada momento.


Publicar un comentario

0 Comentarios